De ruta en el XI Encuentro del Barbanza

Hoy se cumple una semana desde que había rematado oficialmente el programa del Encuentro Arqueológico del Barbanza, todo un hito en la divulgación de la arqueología gallega y podemos decir, incluso que peninsular; del que ya van once ediciones.

< p>Se trata de un encuentro organizado por el Centro Arqueológico del Barbanza y coordinado por el GEPN, cuya última edición batió récords de asistencia, unas 300 personas. Y no es de extrañar, dada la calidad de las ponencias y prestigio de los ponentes. En Boiro ya están acostumbrados a recibir a gentes de la University College de Londres, de la de Barcelona, Complutense, etc.

< p>El nivel de este año, no defraudó, con numerosas y ricas ponencias como por ejemplo:

< p>Parpalló y él arte paleolítico mediterráneo ibérico de Valentín Villaverde Bonilla (Universitat de Valencia).

< p>Parpalló es un yacimiento único, principalmente por su amplio número de plaquetas de una piedra que se encuentran grabadas (6.000 piezas) o pintadas, en época paleolítica. Al igual que los petroglifos gallegos, el arte paleolítica cuenta con problemas de datación, muchas veces so pudiéndose realizar de manera indirecta, pero en Parpalló cuentan con la suerte de tener estas plaquetas en niveles arqueológicos, asociados a materias líticos y orgánicos, datables. En el caso de los motivos representados, hay caballos, cabras, ciervos, bisontes, renos y abundantes signos, repartidos en una cronología de unos 14.000 años lo que se correspondería con unas 540 generaciones…

< p>

Plaqueta de Parpalló. Imagen: http://parpalloborrell.gandia.org

< p>–Moimenta enterrada: excavaciones en Suelo del Cerquero y Coto del Espiño (S. Xoián de Macenda, Boiro) de Carlos Rodríguez Rellán y Ramón Fábregas Valcarce (USC).

< p>Nos trasladamos ahora la una época más reciente y xeográficamente más próxima, en el Barbanza. En este caso, en una zona de amplio control de paso y visual se realizó una excavación de gran detalle, llegando a permitir recuperar esquirlas líticas de pocos cm e identificar las piezas de las que salieron. A nivel cerámico se documentaron elementos de tipo Penha con incisións e impresiones en triángulos, espigas y zigzags, que nos remontan al 2.700-2.200 la.C. Una época precampaniforme, cuando comienza la visibilizarse el fenómeno doméstico y el inicio de la territorialidade, algo patente en la violéncia cuya expresión en el yacimiento es el enorme número de puntas de flecha identificadas; realizadas en cuarzo, sílex, pizarra, etc. Se trata del cuarto yacimiento gallego en número de puntas e incluso se llegaron a constatar elementos de ocre pulido, algo generalmente empleado para la realización de cola de conejo, que permite enmangar las puntas.

< p>

Imagen: Centro Arqueológico del Barbanza

< p>–Sobre las nieblas del Miño. Nuevos datos de monte Trega (A Guarda) de Rafael Rodríguez Martínez (Diputación de Pontevedra).

< p>Nos situamos ahora en un yacimiento singular, tanto por su singularidad histórica cómo geográfica, que el convirten en un de los lugares más visitados de Galicia, a nivel turístico el castro de Santa Trega. La Diputación de Pontevedra ven de reexcavar un área no muy conocida del castro, el barrio de Mergelina, excavado en 1914 y cuya información de la excavación, no llegó completa hasta nuestros días.

< p>El proceso de reexcavación de un yacimiento es siempre una estrategia curiosa, en la que se pueden identificar los métodos de excavación del pasado, por ejemplo, como muchos de los materiales eran descartados en 1914, en especial las ánforas Haltern 70. Durante lo proceso de excavación se reafirmaron las tesis sobre las murallas internas del Trega, realizadas en origen, de una manera rápida y con escaso valor defensivo, más bien a modo de separación de barrios. La intervención dio como resultado un conjunto de 42.000 materiales y nivel estructural se evidenciaron edificios con cerradura, o la conocida cómo “gruta del Trega” una estructura en negativo cuya funcionalidad no es clara.

< p>

Imagen: Voz de Galicia

< p>–Intervenciones arqueológicas en el Castro y Castelo del Casón (Sano Andrés de Veiga, Ortigueira) de Eduardo-Breogán Nieto Muñiz (Breogán Arqueología).

< p>El proyecto de intervención en el castillo del Casón, supuso la limpieza y documentación arqueológica de este castillo medieval, para su posterior divulgación y puesta en valor. Durante la excavación, se constató un complejo sistema defensivo, con varias puertas, una de ellas repechada. Siendo lo más singular, los revocos de cal aún conservados en los paramentos del castillo, lo que nos hace pensar en un posible castillo blanco, dominando la ría de Ortigueira. Como sorpresa, bajo los niveles medievales, se identificaron los restos de un castro del siglo I la.C.

< p>

Imagen: elcorreogallego.eres

< p>–Lana estructura socio-económica de los primeros agricultores de Portugal de Antonio Faustino Carbalho (Universidad del Algarve)

< p>Al sur de la, como cantería Zeca Afonso; Coímbra del Mondego, comienza ese Portugal menos gallego, con fuertes singularidades a nivel cultural y climático. Será de esta tierra alentejana y extremeña sobre la que verse la ponencia. Vemos como las primeras intervenciones de urgencia en la zona son llevadas en tempraneras fechas como la década de los 70. Las datacións para este primero neolítico portugués sonido 5650 y 5359 BC. A nivel general vemos un neolítico de colonización a través de las costas mediterráneas en competencia con los grupos mesolíticos autóctonos. Una teoría puesta la prueba a nivel arqueoexperimental siguiendo el modelo de una piragua neolítica encontrada en el lago italiano de Bracciano.

< p>

Réplica de la canoa neolítica navegando por el Mediterráneo. Imagen: http://indigenousboats.blogspot.com.es

< p>Una vez rematadas las ponencias, el fin de semana del 4 y 5 de marzo, las jornadas continuaron con visitas a yacimientos y equipaciones culturales. Desde Astilla tuvimos la suerte de poder guiar una de estas visitas, la del domingo al ayuntamiento de Bueu, desde aquí aprovechamos para dar a las gracias a la organización, muy especialmente a Víctor Barbeito.

< p>La primera de las paradas fue en Marín, en los petroglifos de Mogor, donde personal de Anta de Mora, entre los que se encontraba Juan Carlos Castro Carrera, nos guió por las distintas estaciones de estos singulares petroglifos marinenses así como por su centro de interpretación.

< p>La siguiente parada fue en Bueu, en el Museo Massó, donde realizamos un recorrido por la historia en la navegación a través de las piezas singulares del museo, como el diario de Isaac Peral, el diario de las espedicións de Blas de Lezo o la geografía de Ptolomeo. Otro de los puntos tratados fue la historia de Bueu en relación con la conserva, ya que en Bueu dase un caso especial, en el incluso solar donde hasta hace pocos años se encontraba la fábrica de conservas Alonso, unos 2000 años antes había también una factoría de conservas romana, la factoría de salazón de Pescadoira, durante cuya excavación se documentó el único, por el momento, horno de ánforas del noroeste de la Península Ibérica. Un horno que cocía un tipo específico de ánfora, a San Martiño de Bueu. Pudimos ver algunos de sus materiales para posteriormente dar un salto temporal e incorporarnos al universo Massó, con los materiales de la gran empresa conservera gallega y europea, Massó Hermanos SANA. Gracias a la esposición temporal nos acercamos a una técnica secular, de aprovechamiento marino, la caza de la ballena, también explotada por los Massó.

< p>

Chimenea Massó Imagen: Ezequiel Lago Mallo

< p>Ya había sido del museo, pudimos comprobar que quedó de todo ese pasado conservero en Bueu, la chimenea de la fábrica, sus casas e incluso actividades directamente o indirectamente relacionadas con la conserva, evidenciadas en el astillero de ribera de Purro.

< p>Así remataron las jornadas de visita de este XI Encuentro Arqueológico del Barbanza y ya estamos inquedantes ante la próxima edición!

No se admiten más comentarios